Alcaldía de Cartagena tomó posesión de las oficinas en Medellín de Promotora 47, constructora del edificio Aquarela, para salvaguardar los derechos de los compradores víctimas

Loading

La Dirección de Control Urbano de la Alcaldía Mayor de Cartagena tomó posesión de los bienes de Promotora 47 en aras de salvaguardar los derechos de los compradores, hoy damnificados de la polémica torre.

En sintonía con la demolición piso a piso del edificio Aquarela en Cartagena, polémica torre que puso en riesgo la declaratoria de Patrimonio Inmaterial y Cultural de la Humanidad, por parte de la Unesco, la Alcaldía de Cartagena adelantó un operativo de allanamiento a la oficina de Promotora Calle 47 S.A.S. en Medellín, Antioquia.

Después dos meses de estudio jurídico, la Dirección de Control Urbano del Distrito, liderada por Emilio Molina Barboza, embargó y secuestró de todos los activos de la constructora, gracias a sus funciones de inspección, vigilancia y control a los enajenadores de vivienda.

La toma de posesión se practicó a primera hora en la oficina de Promotora 47 en la carrera 43B No. 16 – 95, en el edificio Cámara Colombiana de Infraestructura Piso 8, por parte de una delegación de la Alcaldía de Cartagena de la Dirección de Control Urbano y con el apoyo de la Policía de Medellín

Con esta medida preventiva se busca, con la toma de posesión de los negocios, bienes y haberes de la constructora, salvaguardar y proteger de forma especial y preferentemente los derechos de todas las personas que tras invertir en el polémico proyecto hoy son víctimas. Por lo tanto, el Distrito con esta acción administrativo pretende salvaguardar sus derechos a fin de preservar, mantener y recuperar el derecho a la vivienda digna, el orden público y económico.

Control Urbano designó a Ángel Rodríguez Sánchez como agente especial, quien actuará como nuevo representante legal de la sociedad, y quien deberá emitir un concepto integral acerca del estado actual de la sociedad, para definir si la toma de posesión de los bienes será para administrarla o liquidarla. Con ello los damnificados podrán vincularse a esta actuación para que puedan garantizarse sus derechos.

Es de recordar que en la Ley 66 de 1968 se asignó a la Superintendencia Bancaria la función de ejercer inspección y vigilancia de las actividades relacionadas con la construcción y enajenación de inmuebles destinados a viviendas. Después, con el Decreto Nacional 405 de 1994 se cedió este rol de autoridad de control urbano a las entidades territoriales.

Por consiguiente, estas entidades territoriales, según la ley, pueden tomar inmediata posesión de los bienes de las personas jurídicas o naturales, en este caso Promotora 47, cuando incurran en alguno de los siete puntos de incumplimiento, como por ejemplo: cuando hayan suspendido el pago de sus obligaciones, cuando persistan en violar alguna norma de la ley, cuando persistan en manejar sus negocios de manera no autorizada o insegura, cuando su patrimonio ponga en peligro la oportuna atención de sus obligaciones, entre otras disposiciones.

Cabe resaltar que la constructora, antes de promover el proyecto, se registró como enajenadores de vivienda ante la Alcaldía de Cartagena y así mismo realizaron la misma radicación de documentos del proyecto Acuarela para ofertarlo.

Este registro, como acto administrativo, les impuso unas obligaciones legales que no cumplieron como rendir informes anuales, justificar los ingresos y ser viables financiera, técnica y jurídicamente como proyecto. La constructora Promotora 47 tiene un déficit financiero para cumplir con sus obligaciones como enajenadores de vivienda; por consiguiente, se dio todo legalmente para la toma de posesión.