Banda de transgéneros siembran en temor a taxistas, Indriver y carros particulares

Loading

Operan en La Bomba del Amparo, cerca del CAI San Pedro, en inmediaciones de la Terminal de Transportes de Cartagena y en el Centro.

Pánico. Eso es lo que han experimentado los conductores, sean taxistas, Indriver y particulares al ser víctima de un grupo de transgéneros que los intimidan y atracan amenazándolos con hacerles escándalo porque supuestamente no les quieren pagar por los «servicios» sexuales prestados.


«Son muchos los casos registrados, varios conductores han resultado heridos con armas blancas al oponerse a entregar el dinero, producto de su actividad laboral», señaló un conductor, quien por poco se convierte en una nueva víctima de esta banda delictiva.
El hombre, quien no se identificó, explicó que trabajaba en su vehículo y al llegar a la Bomba del Amparo le solicitaron una carrera.


«Eran las 10 de la noche y una persona (transgénero) me pidió una carrera. Le dije que sí y me pidió que esperara a su compañero que estaba retirando un dinero en un cajero. Al mirar, me di cuenta que estaba allí y no desconfíe», expresó el ciudadano.
Relató que esa persona entró al carro mientras llegaba el otro. «Me dijo que si se podía cambiar la blusa que tenía puesta por otra. No le ví problema. Pero minutos después, medio desnuda y sin más allá, me dice, me entregas el dinero que tienes o te hago un escándalo y dijo que no me quieres pagar por los «servicios» sexuales prestados.
El conductor se opuso e intentó bajar a la persona del carro. «Abrí la puerta para sacarlo. Gracias a Dios en ese momento pasaba una patrulla de la Policía. Los llamé y al explicarles, los uniformados le brindaron seguridad. Ellos no pudieron hacer más, solo dijeron que diariamente se presentan entre dos y seis casos como este. No podemos hacer nada, porque nadie quiere poner la denuncia para evitar el escándalo que están acostumbrados hacer estás personas para hacer de las suyas».
El conductor que no fue víctima de esta banda señaló que en a ciudad hace falta mayor apoyo a los ciudadanos. «La gente no denuncia en los medios estas situaciones, por mucho inmaduro comienza a atacar en redes sociales, mientras tanto estos delincuentes hacen de las suyas aprovechando ese llamado «ataque» social que ocurre con estos casos.
Aseguró que ya ha tenido contacto con otras persona que han víctimas de esta banda delictiva. «Varios que se han opuesto han terminado atracados y heridos por esa gente», anotó.
Según algunas informaciones conocidas, estas personas tienen varios sitios de operaciones, tales como la Bomba del Amparo, Centro, y en inmediaciones de la Terminal de Transportes de Cartagena.

Comenzó en Bogotá
Una persona conocedora de casos como este señaló que está forma de delito ya tiene tiempo y que comenzó en Bogotá.
«A la capital del país llegó mucho venezolano que se dedicaba a este tipo de actos delictivos. Con el correr del tiempo, está modalidad se ha extendido a muchas ciudades de Colombia y Cartagena no es la excepción. Se debe tener cuidado con estos grupos, ya que por apoderarse del dinero terminan hiriendo a sus víctimas».
El conductor que le tocó vivir está experiencia señala que al denunciar este actuar no sé busca discriminar a este grupo social, pero no se puede permitir que cometan ilícitos.
Ante estos hechos, se hace un llamado a la Policía Metropolitana de Cartagena para que se organicen acciones que permitan desarticular estas bandas delictivas.