El Antídoto

Loading

Por Arnold Enns

“Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo” 1 Juan 2:16

Dios quiere que lleguemos a tener una vida de éxito y plenitud. Pero en el momento en que olvidamos para quién estamos trabajando, es el momento en que nuestro mayor éxito se convierte en nuestro fracaso.

Satanás no ha presentado nuevas tentaciones en miles de años. Está usando las mismas tentaciones básicas una y otra vez con otro camuflaje. He aquí las tres tentaciones de las que tenemos que guardarnos.

Los deseos de la carne: Es la tentación de sentir las pasiones descontroladas de la carne. Demasiado placer por las redes sociales, la comida, el alcohol, las drogas o cualquier otra cosa que produzca placer desmedido de la carne.

El antídoto para esta tentación es la integridad. En el Salmos 139:23 dice “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan”. Si permito que Dios me examine podré combatir los deseos de la carne.

Los deseos de los ojos: Es la tentación de tener posesiones que termina en el materialismo como prioridad en nuestra vida. Cuando encuentras el éxito financiero, empiezas a querer más. El antídoto contra los deseos de los ojos o el materialismo es la generosidad.

En Hebreos 13:16 dice “Y no se olviden de hacer el bien ni de compartir lo que tienen con quienes pasan necesidad. Estos son los sacrificios que le agradan a Dios”. Cada vez que damos, rompemos el control del materialismo sobre nuestras vidas.

La vanagloria de la vida: Es la tentación del orgullo de la vida que se enfoca en el ego de una persona. Quiero ser admirado por lo que tengo y hago. La vanagloria apunta a la posición de una persona. En 1 Pedro 5:6 dice “Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor”.

El antídoto para la vanagloria es la humildad. Humildad es reconocer que todo es pura gracia y misericordia de Dios. Al hacer esto estarás ganando la batalla contra la vanagloria.