“El Perro Policía de Marialabaja, deja un legado de Lealtad y Valentía»

Loading

Héroe de cuatro patas.

Por: Emilio Gutiérrez Yance

En las polvorientas calles de Marialabaja, Bolívar, un fiel compañero se unía a los valientes policías en su noble misión diaria de resguardar la seguridad y la paz en la comunidad. Este leal colaborador era conocido cariñosamente como «El Negro», un perro callejero que se convirtió en mucho más que un simple animal: se ganó su lugar como un miembro esencial del equipo policial.

La presencia de «El Negro» no pasaba desapercibida. Con sus cuatro patas firmes, una cola siempre agitada y una disposición inquebrantable, demostraba ser un verdadero perro policía por naturaleza. A diferencia de los entrenados, su instinto protector y lealtad innata hacia sus compañeros lo convertían en un activo invaluable para la unidad.

«El Negro» se convirtió en una figura familiar en las calles del pueblo. Siempre estaba listo para la acción y era el primero en presentarse para la guardia y escuchar atentamente las órdenes de su comandante. Ladraba ante lo desconocido, un eco de su instinto protector que no pasaba desapercibido y que resonaba en el corazón de quienes compartían su labor diaria.

La historia de «El Negro» era más que extraordinaria; era un relato de supervivencia, valentía y conexión emocional. Superó varios meses perdido, se recuperó de un accidente en un vehículo y enfrentó cirugías con valentía tras recibir dos puñaladas de delincuentes que intentaron eliminarlo como amenaza. A pesar de los desafíos, su energía y dedicación permanecían inquebrantables, inspirando respeto y admiración en toda la comunidad.

Pero más allá de sus hazañas físicas, lo que conmovía profundamente era su vínculo emocional con los policías. Algunos residentes bromeaban, diciendo que dentro del cuerpo del perro habitaba el alma de algún uniformado. Cuando «El Negro» bajaba a la Estación, se alineaba en formación junto a sus compañeros, un gesto que demostraba su devoción y respeto por la autoridad.

Durante dos años, fue un incansable colaborador de los policías, hasta que una enfermedad lo alcanzó. A pesar de la atención oportuna, su salud se deterioró y, finalmente, dejó este mundo en el mismo lugar donde solía pasearse con dedicación.

La tristeza envolvió a todos, y para honrar su memoria, «El Negro» fue enterrado con honores en el patio de la estación policial. Su recuerdo, su valentía y su lealtad perdurarán siempre en la comunidad. «El Negro», como cariñosamente lo llamaban, será recordado como un verdadero héroe de cuatro patas.