Escondidos cuatro años, le tuvieron miedo a Dau, hoy le lagartean a Dumek

Loading

El triunfo de Dumek Turbay sacó de su escondite a muchos dirigentes gremiales y sociales que estuvieron de espaldas a la ciudad mientras que el “loco” alcalde Dau, la volvía pedazos.
Me tomé el dispendioso trabajo de revisar las redes sociales de los connotados dirigentes gremiales y sociales que aparecen en primera fila en las comisiones de empalme del alcalde electo Dumek Turbay, y solo encontré silencio y miedo durante cuatro años.
¿Dónde estaban mientras el alcalde Dau convertía en un caos la ciudad?, ¿Dónde estaban los gremios y supuestos dirigentes gremiales? Me respondo yo misma, algunos le lagartearon a Dau y hasta lograron un nombramiento, como fue el caso de Mónica Fadul de Fenalco, a quien le dieron el pomposo cargo de “gerente de ciudad” o “vicealcaldesa”, pero luego se dio cuenta que se trataba de un nombramiento de papel y solo aguantó cuatro meses en el gabinete. Después de eso, silencio total. Así ocurrió también con otros de ingrata recordación.
Soy del concepto de que la responsabilidad para con la ciudad debe ser permanente en las buenas y las malas.
Estos cuatro años de oposición acérrima al gobierno Dau me han endurecido el “pellejo”, experimenté la angustia y la impotencia de estar sola en una batalla que muchos me decían que iba a perder. No asumí la posición de muchos que optaron por esconderse para pasar el mal rato con la idea de que La Heroica podría resistir cuatro años de un gobierno nefasto. Yo no soy así, soy frentera y desde ya digo que lo que crea que la va a hacer daño a la ciudad lo combatiré con el mismo ahínco de siempre.
Lo he venido diciendo en mis redes. Me sigue preocupando que aquellos que se desaparecieron mientras @daulaw convertía la ciudad en su MANICOMIO personal, reaparecen con su cara limpia. No dijeron ABSOLUTAMENTE NADA en 4 años. Ahora se están sacudiendo el polvo para acomodarse. Unidos sí, pero no revueltos. Daré nombres.
Reitero, hablando de las locuras de @daulaw, a mí sí me preocupa que aquellos que le patrocinaron y celebraron su demencia, hoy puedan estar en la comisión de empalme, y posiblemente, en el nuevo gobierno. Esas locuras que nos hicieron tanto daño no pueden quedar en la impunidad. Prohibido olvidar.