La modernización del Distrito no da espera, Alcalde

Loading

Mediante Proyecto de Acuerdo No. 002 – 2024, el alcalde Dumek Turbay Paz ha solicitado al Concejo Distrital autorización por el término de un año con el fin de crear, por un lado, una entidad distrital del nivel descentralizado para fortalecer la acción y participación comunal; y, por el otro, una Secretaría de Turismo.

Agustín Leal
En nuestras columnas ‘Modernización o catástrofe‘ y ‘Tres tareas urgentes‘, hemos expuesto la necesidad inaplazable de modernizar la Administración Distrital, que lleva más de 20 años en la más absoluta obsolescencia.
La historia del proceso de modernización de la Administración Distrital es vergonzosa, tanto para la Rama Ejecutiva como para el Concejo Distrital. 
El primer intento serio de modernización arranca en el año 2018 con el proyecto de modernización, rediseño y fortalecimiento institucional de la Alcaldía Distrital de Cartagena denominado ‘Pacto por Cartagena’, firmado el 4 de diciembre de 2018 entre la Vicepresidencia de la República y la Alcaldía.
Como producto de este convenio se radicó el Proyecto de Acuerdo No. 174 del 2 de septiembre de 2019, a través del cual se concedían facultades pro témpore al alcalde para modificar la estructura administrativa del Distrito y establecer las funciones de sus dependencias. 
El proyecto fue negado por los concejales porque carecía de un estudio técnico que soportara el proyecto de acuerdo.
Desde allí comienza el viacrucis del -quizá – proyecto más importante para que la ciudad pueda avanzar a un ritmo seguro, y no nos siga ocurriendo lo que sucedió con el señor Dau, que, por su ineptitud y la misma inercia que trae este aparato administrativo vetusto fracasó rotundamente en su gestión. 
Cabe agregar, para el análisis, que en la cuestionada Administración Dau se presentaron los siguientes proyectos de acuerdos:

Fuimos férreos críticos de la Administración Dau, pero hemos reconocido en esta misma tribuna que el estudio técnico que soporta el último proyecto de reestructuración administrativa del Distrito, elaborado de la mano del Departamento Administrativo de la Función Pública, está muy bien concebido.
Por ello consideramos que ese estudio no puede ser tirado al caneco de las basuras, sin menospreciar–desde luego — el hecho de que a la actual Administración le asiste todo el derecho, ganado en las urnas, de ajustarlo a lo que mejor le convenga al desarrollo y ejecución de su Plan de Desarrollo. 
Es innegable la necesidad y la urgencia de la creación de la Secretaría de Turismo, por dos razones fundamentales: la primera es el fuerte componente laboral que esta industria tiene en el empleo de la ciudad y el riesgo de la pérdida de competitividad en este ramo, el cual cada día se hace más evidente. Y la segunda es la torpeza de la vieja estructura administrativa, de concentrar toda la generación de empleo en la Secretaria de Hacienda Distrital, organismo ajeno, totalmente, a esta clase de empresas. 
Y el resultado de ello ha sido la ausencia de una política de empleo en la ciudad. 
Por otra parte, del fortalecimiento de la acción colectiva, a través de las Juntas de Acción Comunal y organizaciones similares, nadie puede tener reparos, sobre todo durante el periodo del Gobierno de Gustavo Petro, cuando van a jugar un papel fundamental en todos los aspectos gubernamentales y, particularmente, en las obras públicas.
Pero consideramos que resultaría más técnico, y conveniente, que el señor alcalde aproveche su empatía política y ciudadana para solicitar, de una vez por todas, la autorización del Concejo Distrital para modernizar la función pública del Distrito.
El Proyecto de Acuerdo referido solicita facultades por un término de 12 meses. Estamos convencidos, por los adelantos que hizo la Administración Dau en esta materia, que es el tiempo necesario para ajustar los estudios existentes a las necesidades de este Gobierno Distrital.
Creemos, de igual forma, que el Concejo Distrital le daría ese voto de confianza, porque usted, señor alcalde, ha dado muestras de buen gobierno y buenas intenciones desde antes de su posesión.
El Concejo Distrital bien puede, mediante un Acuerdo Marco, conceder estas facultades con unos principios y reglas que enmarquen el desarrollo de esta autorización, creando, inclusive, una comisión accidental de acompañamiento. 
La modernización del Distrito es urgente, pero a retazos no, señor alcalde.