Salud Total se niega a entregar medicamento a usuaria

Loading

El descaro fue decirle que no había, que lo comprara en Barranquilla y que su valor era de 2 millones de pesos.

Un calvario. Sí eso es lo que está viviendo Laudith Esther Luna García con la EPS Salud Total.
Esta ciudadana fue intervenida quirúrgicamente el 18 de octubre pasado de endometriosis. «El dolor me atacó muy fuerte y me fui para la urgencia de la clínica Cartagena del Mar. Luego me dieron de alta y me ordenaron acetato de leuprolide de 11.25 miligramos».
Contó que el día siguiente montó la solicitud por la App de Salud Total. Pasaron cinco días y no hubo respuesta, diez días después dijeron que estaba en trámite. «Envié una queja a Supersalud manifestado lo que me estaba pasando dado que la autorización del medicamento nunca me llegó. A raíz de la queja me llamaron de Salud Total y dijeron que ya tenían la autorización de entrega del medicamento en IPS Especializada, pero al verificar no era la dosis autorizada».
La mujer, en vista que no le entregaban el medicamento,  pasó otra queja a Supersalud. Salud Total nuevamente se comunica con ella y le dicen que estaban en gestión. También le mandan un correo electrónico en el que informan que el medicamento estaba descontinuado. 
«Voy a Salud Total a preguntar por una solución y me muestran otras presentaciones del medicamento. Contacté al ginecólogo que me operó y me envió otro medicamento. La persona que me atendió dijo que el medicamento era comercial y que debía ser el que la EPS había establecido, por lo que había que generar un formulario para solicitarlo, pero lo que hizo fue hacer una autorización para una cita prioritaria por ginecología para que el especialista hiciera la orden del medicamento.  La cita la dieron para el 4 de diciembre».
La mujer también relató los abusos que le ha tocado vivir por parte de los funcionarios de Salud Total que no han entregado el medicamento vital para su salud.
«La EPS no quiere entregarme unas ampollas que requiero, ni siquiera han tenido en cuenta que también hago parte de la misión médica», señala Luna García con mucha tristeza.
La mujer expresa que no hay ninguna muestra de compasión. «No hay, cómprelo en Barranquilla. Cuestan casi dos millones las ampollas».
Esta respuesta se convirtió en un duro golpe para ella,  ya que requiere tres ampollas debido a su estado de salud.
Laudith Esther dijo que no tiene de dónde sacar el dinero que requiere para comprar el medicamento con el fin de tener una mejor calidad de vida.
«Llamo a Salud Total y me dicen que vaya a Audifarma a recibir el medicamento y de la farmacia me mandan a Salud Total, pero al final nadie resuelve nada».
Mientras, la salud de esta mujer se deteriora con el pasar de los días.
Ante esta situación Luna García pidió el apoyo de los órganos de control para que la empresa de salud cumpla con la misión para que que fue creada.
La paciente señaló que le tocó prestar el dinero para comprar el medicamento que el médico había estipulado y que sirve para que pueda tener una mejor calidad de vida.
«Necesito que Salud Total me devuelva el dinero que me tocó prestar para comprar el medicamento».
La angustiada mujer, ante la dificultad que ha vivido,  conoció de la Veeduría en Salud Color Esperanza a donde acudió y se unió a las acciones para lograr que Salud Total cumpla con la entrega del medicamento restante, ya que solo pudo comprar parte, y que le devuelva el dinero.