Vuelve y juega. Paciente apareció con una fractura en uno de sus brazos y en la Clínica Blas de Lezo nadie responde

Loading

El recurrente maltrato al que están siendo sometidos los pacientes que llegan a la IPS Clínica Blas de Lezo parece no tener fin. A los casos ya reportados por este portal de noticias y por la Veeduría en Salud Color Esperanza se suma una nueva y preocupante denuncia.
Un paciente, en delicado estado y que llegó remitido de la Clínica Madre Bernarda, presenta una fractura en uno de sus brazos, situación que afecta mucho más su condición de salud.
Familiares señalaron que el paciente, afiliado a la Nueva EPS, el miércoles de la semana anterior presentó una urgencia y fue atendido en inicialmente en la Madre Bernarda, que no tiene convenio de atención con la mencionada EPS. “Allá lo estabilizaron, lo sedaron y lo intubaron. Posteriormente fue trasladado a la clínica Blas de Lezo, desde el pasado lunes 11, en la noche”, comentó un familiar a Las Noticias Cartagena.
Relató también, que el paciente llegó y de inmediato fue ingresado a UCI, con la sorpresa que ahora presenta una fractura en el brazo izquierdo, y nadie entrega alguna explicación de lo ocurrido. “Él en ningún momento se ha caído. En la urgencia de Madre Bernarda lo asistimos nosotros mismos y no lo dejamos golpear en ningún momento. Entonces, desde el once de la noche que lo sacan de UCI estamos en la espera de la evaluación de la ortopeda, que ayer (martes) en todo el día se esperó y nunca llegó. Hoy, miércoles todavía lo estamos esperando”, sostuvo su familiar.
La familia señala que con la fractura en el brazo es imposible de movilizarlo. “Él es un paciente trasplantado de válvula mitral y aórtica, y requiere movilidad, entonces ahora ese brazo impide la movilidad, no se le puede hacer la terapia por su condición. Queremos presentar esta queja para ver en qué nos pueden ayudar a gestionar una pronta atención. Ya lleva más de veinticuatro horas esperando al ortopeda y no nos dan razón, que no ha venido, que no ha venido, es lo único que dicen, no sabemos qué hacer”.
Hasta el momento el paciente sigue a la espera de la valoración médica por parte del especialista, mientras que se suma una nueva queja en contra de la pésima atención que ofrece esta IPS.
Pese a todos estos inconvenientes ocurridos con esta institución de salud, a la fecha ninguna autoridad de control a nivel local y nacional (Supersalud) se ha pronunciado.
Por su parte, la Veeduría en Salud Color Esperanza hizo un llamado para que se brinde una atención digna a los pacientes que ingresan a la clínica Blas de Lezo. “Se molestan cuando se habla de mercaderes de la salud y la muerte, pero no hacen nada por mejorar, sino que por el contrario la mala atención y el maltrato son el pan diario”, señaló Andrés Ochoa, vocero de la entidad de control social.